Presentes el 26 de Julio en Ciego de Ávila

Los boricuas manifestaron su apoyo a la Revolución cubana. Foto: Javier Galeano

A pocos días de iniciadas las actividades dela XX BrigadaJuan Rius Rivera, los medios cubanos anunciaron que la centro-oriental provincia de Ciego de Ávila sería la sede del acto central por el Día dela Rebeldía Nacional, conmemorado por los cubanos cada 26 de julio.

El 26 de julio de 1953 un grupo de jóvenes encabezado  por Fidel Castro atacó el cuartel Moncada en Santiago de Cuba, en un intento de detonar una insurrección popular que derrocara a la dictadura de Fulgencio Batista.

Aunque desde el punto de vista militar no cumplió su objetivo, los acontecimientos del 26 de julio reavivaron la conciencia nacional y puso claro que solo por la lucha armada era posible lograr verdaderos cambios para Cuba.

Fue el Moncada la génesis de la lucha que años más tarde comenzaría enla Sierra Maestray que dio paso a la primera Revolución socialista en América.

Participar en ese acto, poder escuchar de cerca las palabras de los dirigentes de la Revolución y compartir la alegría con los pobladores de Ciego Ávila, encendió el entusiasmo de todos los brigadistas. Sin dudas se trataba de una oportunidad única.

Por carretera hasta Ciego en 26  

En la mañana del 25 de julio partimos de Granma hacia  Ciego de Ávila, ubicada en el centro-oriente de Cuba.

La tarde nos sorprendió en el Parque Central de la ciudad donde fuimos recibidos por funcionarios del ICAP y representantes de las autoridades locales. Los anfitriones hicieron una breve caracterización de la provincia y explicaron que por sus logros socio-económicos en el último año, la ubicaron como la mejor de la isla.

Luego de la bienvenida sostuvimos un caluroso intercambio-en la casa de la Asociación de Combatientes de la Revolución Cubana -con veteranos  dela Sierra Maestray la lucha clandestina.

Al encuentro se incorporó Kenia Serrano, presidenta del ICAP, junto a integrantes dela Brigada Venceremosde Estados Unidos, que como los boricuas desafían año tras año la prohibición de viajar a Cuba.

Desde sus vivencias personales -una forma más humana de ver la historia- ilustraron la insostenible situación de Cuba antes de 1959 y en otro momento el papel de los cubanos en las gestas internacionalistas de Angola y otras naciones africanas.

Los combatientes narraron como siendo adolescentes se incorporaran al movimiento revolucionario, motivados por el ejemplo de Fidel y sus compañeros del Moncada, y conscientes que la contienda tenía dos finales posibles: la muerte o la victoria.

Ya alcanzado el triunfo se incorporaron a las nuevas tareas asignadas por la dirección de la naciente Revolución y en abril de 1961 alguno de ellos participaran en el rechazo a la invasión mercenaria por Bahía de Cochinos.

Los veteranos dijeron sentirse orgullosos por la pelea que los estudiantes de la UPR dieron durante las dios últimas huelgas y los alentaron a continuar la lucha por sus reivindicaciones.

¡Y llegó el 26 de Julio!

Bien tempranito estuvola Brigada JuanRius Rivera en la Plaza de la Revolución “Máximo Gómez” de Ciego Ávila que unido a representantes a dela Brigada Venceremosyla Caravana Pastorespor la Paz, formaron el bloque de la solidaridad.

En pocos minutos la gran explanada se llenó de pueblo  y de color. Hasta el último minuto no se supo de la participación del presidente Raúl Castro en la conmemoración, los jubilosos aplausos de los miles que lo vieron entrar a la plaza confirmaron que allí junto a nosotros estaba el General de Ejército.

Raúl Castro entregó al Primer Secretario del Partido en Ciego de Ávila, el diploma de provincia ganadora del 26 de Julio y reconocimientos a Villa Clara y Cienfuegos.

Las palabras centrales estuvieron a cargo de José Ramón Machado Ventura, Segundo Secretario del Comité Central del Partido Comunista de Cuba, quien se refirió entre otras temas, al avance en la transformación del modelo económico cubano, tarea que solo será posible con el apoyo,  la disciplina y participación de todo el pueblo.

La gala que concluyó con la interpretación dela Marchadel 26 de Julio fue también una demostración de la unidad de la mayor parte de los cubanos en torno su   Revolución.

Impresiones

José Batista Maldonado pese a haber venido en cuatro veranos anteriores, nunca había tenido la oportunidad de coincidir con el 26. Para él –impresionado por la puntualidad y organización de la demostración-  tomar parte en la celebración fue un privilegio inolvidable.

Carlos Javier Vega llegó por primera vez a Cuba con su esposa e hijo. Aunque tenía una noción de las celebraciones del Día dela Rebeldía Nacional, confiesa que participar en el acto y vivirlo lo conmovió.

“Pude apreciar el respaldo del pueblo [cubano] a sus líderes. Definitivamente es mensaje que nos hace falta muchísimo. Ojalá se discutiera con el pueblo de Puerto Rico que llegue a las masas, porque sin él no tendremos nunca la unidad que necesitamos.”, comentó al finalizar la celebración.

“Estoy sorprendida de ver lo viva que se encuentra la Revolución después de 53 años de como los cubanos se expresan sobre ella  con tanto respecto y pertenencia.” Así piensa Zoraida Rivera Hernández quien participado en varias ediciones de la brigada.

“Los puertorriqueños tenemos mucho que aprender de esa defensa férrea que los cubanos hacen de la Revolución para enfrascarnos también y que llegue en algún momento nuestro 26 de Julio.”, agregó.

 

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Generales. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s