El béisbol: una pasión compartida

 

Con esta manta nos recibieron los trabajadores del CIJAM

Un catamarán mucho más rápido y con aire acondicionado atravesó el Golfo de Batabanó en solo 2 horas y 30 minutos. Atrás había quedado la Isla de la Juventud. Las últimas horas en tierra pinera fueron aprovechadas por los brigadistas, los cubanos de la delegación del ICAP y los trabajadores del hotel El Rancho para disfrutar del enfrentamiento entre los equipos de Cuba y Puerto Rico por la medalla de oro del campeonato de Harlem.

Milagros Rivera junto a Raúl Abreu, director del CIJAM.

Al llegar al CIJAM sus trabajadores nos esperaban con toques de tumbadoras y con una gran manta con la leyenda: “Cuba campeón. Lo sentimos Puerto Rico. Las carcajadas desde ambos bandos estallaron y tras el inevitable debate sobre los resultados del juego, sobrevino la lluvia de abrazos, porque al final ambas selecciones dejaron a Estados Unidos fuera de la discusión del primer lugar.

Los trabajadores del campamento prepararon una cena de despedida en familia a los brigadistas en la que todos y todos nos sentamos juntos a comer y disfrutar de la música. Incluso aquellos que vinieron por primera vez se marcharon con la seguridad de que el CIJAM es su casa en Cuba.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Generales, Recreativas. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s