Un abrazo cubano por la Libertad de Oscar

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Por Alexei Padilla Herrera

El clamor por la liberación de preso político puertorriqueño Oscar López Rivera trasciende desde hace bastante tiempo las fronteras de la pequeña isla del Caribe, Puerto Rico, único país latinoamericano sujeto a un sistema colonial que coarta su inserción en el concierto libre de naciones.

Durante las últimas semanas hemos sido testigos de varias iniciativas para exigir a la Casa Blanca, la excarcelación de López Rivera, quien hoy, 29 de mayo cumple 33 años de encierro por el delito “conspiración sediciosa” tecnicismo  jurídico para castigar el compromiso de un hombre con la independencia de su país.

Entre las demostraciones más destacada se encuentra la “Caminata 33 en 33 por Oscar López Rivera”que durante un poco más de un mes ha recorrido 33 pueblos de toda la Isla, finalizando con una gran marcha en San Juan por la excarcelación de Oscar.  Los protagonistas principales de tal hazaña son los compañeros Félix Adorno y Carlos López, integrantes del Comité de Solidaridad con Cuba y de la Brigada Juan Rius Rivera, que junto  a otros brigadistas y activistas del movimiento de liberación nacional y social,  han realizado una labor de pueblo para elevar la conciencia y el compromiso de la justa excarcelación de Oscar.

Con mucho sentimiento hemos visto las imágenes de brigadistas trabajando en la coordinación como Angélica y Juan Camacho o sencillamente caminando por las montañas de Puerto Rico llevando el mensaje de justicia y libertad.

Viene a mi memoria el día en que las ideas surgidas tras el ascenso del Yunque se cristalizaron en la Sierra Maestra de Cuba, durante un intercambio entre los brigadistas que subimos al Pico Turquino para exigir la libertad de Los Nuestros.  Fue entre el Yunque y El Turquino que la idea devino a un  proyecto concreto y realizable.

Son muchos las compañeras y los compañeros que han acompañado el periplo de Félix y Carlos. Son miles los que han presenciado la fuerza movilizadora que tienen el amor a la patria y la lucha por la justicia. En esta jornada una persona en silla de ruedas no ha descansado un día por la libertad de Oscar.  Los recibimientos en los pueblos, según las reseñas y fotos, abren un faro de luz en la lucha libertaria de Puerto Rico.

Para los que desde la distancia admiramos la proeza que en nombre de Oscar, de su familia y todo un pueblo, han realizado Carlos, Félix y sus compañeros y compañeras caminantes, se reafirma la necesidad de multiplicar los esfuerzas para liberarlo a él junto a los antiterroristas cubanos Gerardo Hernández, Antonio Guerrero y Ramón Labañino.

La dignidad jamás podrá ser encarcelada.

Belo Horizonte (Brasil), 29 de mayo de 2014

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Generales, Oscar López Rivera, Solidaridad, Testimonios, Turquino y etiquetada , , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s